¿Por qué las mujeres fingen orgasmos?

Cuando el corazón comienza a latir en mágicos desvelos , y los labios buscan el contacto inmediato, los brazos se abren a susurros atemporales teñidos de violeta, la piel es un infinito mundo inexplorado que espera el brillo cegador que se da al consumar la experiencia de la fusión alma-cuerpo sin espacio definido…

Me lo han preguntado algunas veces, aunque a los hombres les resulta incómodo aceptar o sospechar siquiera que sus esfuerzos no logran el cometido esperado, me sorprendo tanto como ellos, yo desde luego desde mi perspectiva femenina (que es muy masculina) y mi lógica Fatimiana , no logro comprender porque no una mujer tendría sexo sin tener un orgasmo, y lo que es peor : ¡fingirlo!.Porque las mujeres que hemos tenido orgasmos sabemos que esos gestos no se repiten con ninguna otra experiencia.

Resulta un poco más fácil de comprender cuando la visión masculina del sexo aparece ante mi con el rostro de un amigo.

-Ya me la chingue- dice mi amigo X, – ¿y que tal? –pregunto esperando que el amor redima su alma descarriada, – ¿que tal que? Pus me la chingue, tiene buena nalga, pero es pendeja para coger, oye, me vas a acompañar por mis discos?- dice evadiendo toda responsabilidad emocional, -pues vamos- digo pensando en que es la tercera mujer con la que se acuesta esta semana y me pregunto que será para él pendeja para coger, ¿hay maestría y no me he enterado? El se encarga mas tarde de llevarme por ese camino minado que supone la mente masculina, para eso son los amigos chaparra- me dice mientras choca su tarro de cerveza con el mío. Pus mira, las que son pendejas en la cama, nomás se acuestan , abren las piernas , se paran y se van, ¿a poco tu eres de esas wey? La cosa es que se enciendan, que griten, que se vengan, si no que chiste… Que chiste, de eso se trata todo, el ve el sexo como un chiste que debe ser contado a su modo, pero sobre todo, espera una gran carcajada a cambio.

Una semana mas tarde, me llama mi amigo para platicarme que volvió a acostarse con la misma mujer, (lo cual de entrada es sorprendente , la mayoría de mis amigos sostienen la creencia que mas de un acoston, ya suena a relación seria) lo mas extraño es que pasó de ser una pendeja para coger a una amazona en la cama, a mi solo me sonó a que se había enamorado, lo que me pareció perfecto. Esa misma noche salimos y siguió sorprendiéndome, llegó de la mano de la amazona; generalmente no me relaciono de más con las novias de mis amigos, me incomoda eso de llevar amistad con parejas, porque a la hora de los madrazos, es imposible tomar partido sin sentirse culpable. En algún momento de la noche, la amazona se puso ebria al borde del vomito, la llevé al baño y le entró la lloradera de la honestidad, me dijo que estaba enamorada de mi amigo, pero que no le gustaba hacer el amor con el porque tenía que fingir los orgasmos, y el cambió su actitud de un modo radical después de que ella le dijera que había tenido el mejor orgasmo de su vida, fue solo entonces cuando el se mostró interesado en escucharla, yo me desarmaba de la risa, hasta que me di cuenta de lo delicado del asunto (ja) le pregunte como era posible que gritara y se aventara el show completo, la explicación era sencilla ,le faltaba el aire por el peso de mi amigo sobre ella ,de ahí salían los sensuales jadeos ,además de que le jalaba el cabello y ella gritaba de dolor, el secreto esta, me dijo, en cubrirte el rostro , para ellos esto es una innegable señal de éxtasis, lo que los excita y hacer venir la eyaculacion… lo que si me pareció grave es que esta niña estuviera segura de que era una practica común, ella no cree en la existencia del orgasmo, por tanto el sexo no llama su atención para nada, y es comprensible, ¿quién querría ser sofocada y torturada con jalones de cabellos?.

Entonces, después de tan aterrador conocimiento, pregunte a la mayoría de mujeres que conozco, y el resultado fue fatídico, diremos que un 80 % está de acuerdo con la amazona, y todas coincidieron en que hacer creer a un hombre que su virilidad es sorprendente y única, es el mejor método para enamorarlo , o al menos, mantenerlo a su lado, el clásico “fue el mejor sexo de mi vida” o ” te juro que nunca me había venido tantas veces” por increíble que parezca, sigue funcionando.

Cuando traté de comentar con mi amigo el punto, me dijo que a algunas mujeres no nos gusta aceptar que tuvimos unos orgasmos extraordinarios, porque según el, eso nos coloca en un nivel inferior ¿?, que es imposible que una mujer no sienta nada al hacer el amor (no pues si de sentir si se siente) , jamás aceptó siquiera la sugerencia de que alguna de sus cuantiosas parejas no hubieran experimentado un orgasmo, – ni modo que finjan esos gritotes, si bien que les gusta que les den sus nalgadas…-

Mi conclusión, después de haber debatido el tema con hombres y mujeres es que las mujeres fingen los orgasmos para agradar a su pareja y para evitarles algún tipo de malestar emocional, y porque no les importa descubrir las sensaciones del orgasmo porque ni siquiera creen en el.

El orgasmo es posible si ambas partes asumen su debida responsabilidad, a los hombres les molesta la verdad, les ofende no ser dadores de orgasmos , sin darse cuenta de que en realidad, aunque ellos fueran buenísimos en la cama, el orgasmo no depende solo de ellos, sino del desprendimiento de tabúes de las mujeres , de la exploración, del dejarse ser alguna vez en la cama en lugar de fingir toda la vida, “es solo una cuestión de actitud” como dice Fito, toqueteémonos, ensalivemos todo el terreno, dejemos que el ritmo de la respiración se vuelva loco, seamos acróbatas en nuestro circo particular del deseo…Y arriba el orgasmo¡¡¡ o abajo o de lado…es casi igual.

Fatima

About Fátima De Zombie