El Alfonso Zayas, Rey de las ficheras, en el Dos Naciones

zayasreconocimiento

El pasado 13 de noviembre se llevó a cabo un homenaje a Alfonso Zayas, quien con su presencia hizo sentir al tradicional Museo de Tragos y Arrabal, el Dos Naciones, como una cápsula del tiempo. Todo ocurrió a media luz, con tragos interminables y bailes pegaditos; entre música, performance y el documental De Tragos y Arrabal se recordó por qué el Dos Naciones forma parte de la memoria popular, de aquellos centros nocturnos que frecuentaban los más adultos. Ver al Rey de las Ficheras –título que se ganó con una de sus películas más famosas- en este lugar fue como quedarse pegado al vidrio del escaparate del tiempo, donde el goce nocturno es  adornado con mujeres bellas de vestido largo o faldas cortas, escotes profundos, tacones altos, el cuadro del rostro abierto por una gran sonrisa y pestañas postizas. Las ficheras son y siempre serán la compañía nocturna, la amiga que escucha a los caballeros solitarios, da consuelo y consejo si así se le pide, porque el amor arrabalero es el que ofrece alivio; de ningún modo es una prostituta como se ha querido creer.

zayasficheras

El entrañable actor y comediante Alfonso Zayas es uno de los personajes más importantes del cine mexicano de los años setenta. Con él y otros actores como Rafael Inclán, Lalo El mimo, Manuel El Loco Valdés o los atléticos Jorge Rivero y Andrés García –los símbolos sexuales y levanta pasiones de las amas de casa de aquellos años setentas y ochentas-, se paseaban las sensuales Sasha Montenegro, Lorena Velázquez, Tere Velázquez, Fanny Cano, Isela Vega, Angélica Chain… La lista es larga.

Desafortunado para aquellos años fue el desmantelamiento de la industria fílmica gracias a la ignara hermana de López Portillo. Afortunado, que de esos años surgió un nuevo género fílmico que resultó ser un referente en la memoria de muchas generaciones; el género de ficheras, que se elaboraban como video-home: “se hacían rapidito y se cobraban rapidito” recordó Zayas.

Esos filmes de bajo presupuesto aunque estaban llenos de desnudos no incluían de ningún modo el sexo explicito, contenían la magia del cortejo burdo y descarado, el albur que identifica al humor picaresco de la clase baja. Es precisamente de esta clase baja que surgen los filmes realizados al vapor, de una semana a otra, de un día para otro, donde Zayas era el galán heredero de los pachucos, el seductor con lenguaje en doble sentido y sus consortes ficheras eran las sucesoras de las rumberas o las vedettes como Tongolele que no son las estrellas del espectáculo, pero son las que iluminan la noche de los solitarios.

zayasbaile

De la trayectoria profesional de Zayas ya se sabe mucho, sus 65 películas, su trabajo en televisión, sus inicios como extra de algunas películas, su actual trabajo para Sábado Gigante con Don Francisco. Su vida nace en las calles oscuras e inmundas y se levanta como engatusador mujeriego en la pantalla chica y la pantalla grande, porque el perico donde quiera es verde.

Esa noche recordó cómo llegó a trabajar de extra a Televicentro, los años que compartió junto a María Victoria en La criada bien criada. Luego, cuando estuvo en escena con Chabelo, quien por cierto le criticaba que siempre apareciera encuerado en la pantalla. Un día Zayas le contestó: “ya ves, el primer encuerado eres tú y vienes en calzones”.

Sí, definitivamente Zayas es reflejo de toda una época y hace sentir de cerca esos momentos. Otras de las personas que recordó esa noche fueron Chespirito, Viruta y Capulina, Fernando Cortés -el director de muchas películas de la India María y con quien hizo una de sus primeros filmes. Si bien realizó alrededor de sesenta y cinco películas, también ha sido director y productor. Su último trabajo en el celuloide es El Crimen del Cácaro Gumaro, que se encuentra en post-producción. Esa noche, la curiosidad de la audiencia fue mucha, cuando hubo la oportunidad de preguntarle de todas las bellezas que le acompañaron contestó, como todo un caballero, “la mejor debe estar en un asilo”, aunque “hay varias que todavía caminan”.

zayasbaile2

En su vida tiene muchas anécdotas, cómo dudarlo, pero “eso es para horario de adultos”, dijo. Para este entrañable actor el verdadero homenaje es el recibimiento, que la gente le trate con respeto pues le hace sentirse querido.

Por último, vale la pena visitar eso lugares de graduación de la Universidad de la Vida, donde la pedagogía y la antropología son materias indispensables. Donde no hay cadeneros y el cantinero es un amigo que sabe qué trago servir. Lo mejor, que sea en el Dos Naciones, donde están las ficheras más guapas, el ambiente amigable, la tranquilidad de los parroquianos y la cortesía de los meseros. Además, puede que una de esas noches se sea partícipe de la presentación de un libro o encontrarse en la compañía de algún músico como Armando Vega Gil, o quizá algún actor, actriz o luchador. Uno nunca sabe que sorpresas puedan ocurrir en un lugar con tanta tradición.

Agradecemos al Dos Naciones por la cálida bienvenida y a conexionrock.com.mx y a Dos Naciones TV las facilidades para cubrir este evento.

About Tornado Intempestivo

He trabajado en una aeronave en el fondo del mar, por lo que también sé lo que es vender pescados a la orilla de un río. A veces soy la modelo perfecta que se mira en el espejo diciendo -obviamente al espejo- que la convención de la memoria es un espejo lleno de pasta de dientes. También he escrito mis más grandes líneas en el cielo usando a la luna como pretexto para no dormir y beber vino toda la noche –de cualquier modo la luna es una pelota llena de vino, sólo hay que exprimirla tantito-. Por cierto, no me dedico a los hongos, pero he dedicado gran parte de mi vida a ellos; por ello me considero experta, que no es lo mismo que profesional. He sido desde jala-cables, barrendera, lava loza, hasta amaestradora de leones y de otros animales y parásitos. Desde ojera hasta sordera, y de silencio a alta voz. De adorno hasta gran productora de adornos. También he sido una mujer cosmopolita, pero lo que más me gusta de esto es el cosmos. Aún escribo, camino, sueño y respiro mi vida; por eso, los próximos años me dedicaré a caminar entre la orilla del abismo y la gran pradera, en donde juegan otros, se divierten y asolean, mientras escribo sobre la industria de las pornostars y los playboys.