Estoy Desnudo

Es realmente de agradecer que de unas décadas para acá, con todo el hype que ha tenido la literatura japonesa, se haya traducido al castellano una pléyade de autores del país del sol naciente, como Yasunari Kawabata, Ryo Murakami, Junichiro Tanizaki, Kazuo Ishiguro, Kenzaburo Oé, Yukio Mishima pero también a generaciones más recientes.

Precisamente, en esta ocasión quisiera comentar a un autor de esta camada, Yasutaka Tsutsui, y, aunque sin duda, su obra más conocida, Hombres salmonela en el planeta porno, creo que Estoy Desnudo no le va a la zaga en ningún modo, y sí, es perfecta como una iniciación.

yasu

Como dato, sirva decir que sus obras han servido de inspiración a películas y mangas en su país (que los japoneses leen ávidamente), y hasta estas latitudes, ha llegado la alucinante adaptación fílmica de su novela Páprika, adaptada por  el finado, sui géneris director Satoshi Kon en 2006. Fue condecorado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, y en su país se le considera un autor de culto.

Ocho despreocupados cuentos integran esta sabrosa compilación, a cual más alucinante. La primera historia, que da nombre también al libro; porque su protagonista, un hombre, que se ha dado cita en un hotel con su amante, tiene que abandonar el recinto a toda prisa por un repentino incendio, con la poca ropa que pudo tomar.

Luego que su acompañante huyera con su saco (que traía, también, su cartera), al hombre le irán ocurriendo desventuras en las que irá perdiendo, una a una, sus demás prendas, en un lento y penoso streaptease, mientras las calles se pueblan de pintorescos personajes y la temperatura desciende.

Una buena traducción corre  a cargo de Jesús Carlos Álvarez Crespo, en una cuidada edición de Atalanta, los protagonistas de estos “cruentos” son desde oficinistas, perturbados, desequilibrados mentales, extraterrestres y hasta un oni*

Aunque se ha etiquetado a Tsutsui como escritor de ciencia ficción, para él  no es problema pasar de la fantasía al realismo, del absurdo puro y duro hasta un coqueteo con la novela negra; la suya es una narrativa ágil, rápida, vehemente y con ritmo propio, que mezcla lo sobrenatural con el sarcasmo, el humor negro, (pero muy negro) con una parodia de la sociedad actual japonesa (y por extensión,  de cualquier sociedad moderna), y de lo escatológico con el horror.

Si hay alguien inclasificable dentro de un género, ese es sin duda, el escritor japonés.

*temible criatura del folk-lore japonés, asombrosamente parecida a nuestros demonios en apariencia y odio a los humanos.

 

About MammaTesta

Dulce Reyes se niega a crecer. Es por ello que busca libros "de adultos" que puedan ser leídos por niños y también al reverso, libros "para niños" con una doble (o triple) lectura.