¡Juega lindo Messi! Crónica:19 de Mayo 2012.

 

¡Juega lindo Messi! Cierto que el futbolista argentino se ha consagrado como uno de los mejores y, aunque a veces parece más actor de telenovela que futbolista, ¿quién puede negar sus 14 goles que lo hacen el máximo artillero de la Champions League 2011-2012? Lo siento Messi, aun te falta para el pentapichichi.

 

 

 

Con todo y eso, Messi no logró figurar en la final donde jugaron Chelsea contra Bayren Múnich. El partido se llevó a cabo en Allianz Arena de Múnich y fue vista por 747.000 espectadores.

 

 

 

En este partido que llegó hasta los tiros penales, Petr Cech  agradeció, con todo y gorrito, el gran error de Bastian Schweinsteiger al cobrar su tiro penal. Varios amigos me han comentado que la equivocación se debió al poco baile aprendido por el jugador durante su primera juventud, en consecuencia, tuvo un mal apoyo en el último desplante.

 

 

 

Si Schweinsteiger hubiera asistido al Festival Internacional La salsa en Boca del Río 2012, probablemente hubiera aprendido a bailar, hubiera perfeccionado sus pasos y, seguramente, dondequiera hubiera (con perdón de la cacofonía) anotado aquel penal.

 

 

 

Pero eso no sería lo único, con su presencia el record de parejas bailando salsa estaría por encima de las doscientas mil; número bastante decente, es decir, lo suficiente para colocar al Festival de salsa dentro del libro de records guinness. Y, aunque los gringos siguen decidiendo qué es mundial y qué no, fueron los latinoamericanos quienes hicieron bailar a tan sorprendente cantidad de parejas, asombroso conjunto de piernas y prodigioso número de dedos de los pies.

 

 

 

Frente a tal multitud de gente, cualquiera puede adivinar (cuando menos el narrador y yo) que la salsa se perfila como el género del pueblo por excelencia donde hasta los europeos crean sus letras pensando en las carencias de su gente.

 

 

 

Mientras una inmensidad de almas se reunía para bailar y otra para ver la final de la Liga de campeones, una inmensidad, no tan grande pero igual inmensidad, se reunía para protestar en contra de Enrique Peña Nieto. Éste copetón y cachorro de la revolución no sólo ha tenido el honor de convocar una marcha por su anti-presencia en la silla presidencial, también fue el último comentario político que Carlos Fuentes mencionó y del cual ya se estarán vendiendo playeras con tan famosa frase.

 

 

 

Como todo acontecimiento mexicano las dudas no tardaron en aparecer: ¿Quién convocó? ¿Realmente es apartidista? ¿Cuántos fueron los asistentes? ¿Servirá de algo?…

 

 

 

Cuando esta multitud marchaba otra multitud que en comparación quedó comprimida al nivel de minoría,  se vio reducida a su todavía más mínima dejando su  apoyo a las comunidades zapatistas en segundo plano .

 

 

 

Por si esto fuera poco y parecieran ya suficientes aglomeraciones para el lector, una calle debajo de mi casa que es “tu casa” aunque realmente no lo sea pero así se dice, festejan a su santo con una feria. Ahí se reunirá otra multitud y alguien jugará al tiro al blanco para hacer que el changuito comience a orinar y moje a algún despistado (un clásico mexicano).

 

 

 

No deja de sorprenderme la cantidad de gente que se reúne para crear magnos eventos y nuestra disponibilidad para asistir a ellos cuando nuestro mundo se describe esencialmente cibernético y sus usuarios esencialmente sedentarios. Ellos, nosotros, viven frente al monitor, o la tablet, o el iphone o lo que sea.

 

 

 

Se calcula que el número de palabras que una persona normal puede leer por minuto está entre 150 a 200; hasta aquí van 577 lo que equivale a dos minutos y medio casi tres aproximadamente, tiempo suficiente para haber recibido, cuando menos, unos 200 tweets. Lector, en ti quedo: @ivanyotl

 

About Tenochca

Poeta en tiempos difíciles, exhumado y muy ocupado. Ha desarrollado su obra poética dentro de un viaje astral que lo ha llevado a experimentar formas y significados. Hoy, desilusionado de su única realidad, decidió poetizar lo que pinta decadencia. Actualmente es estudiante de las licenciaturas en Lengua y Literatura Hispánicas y Filosofía, ambas en la Universidad Nacional Autónoma de México, campus FES-Acatlán.