Lolitas: Dulce Perversión Mediática

– La industria del entretenimiento explota con mucho éxito esta disyuntiva: la seductora imagen de las niñas-mujer ocupan las primeras planas, monitores y bocinas de los mass media

“Cincuenta años separan a Lolita de Delgadina, cincuenta años de un lazo que las novelas llaman amor, la psicopatología perversión y la Justicia estupro o abuso sexual, según los casos, las ideologías y los orígenes de las víctimas. En 1955 aparece en Francia “Lolita”, la novela de Nabokov. Rozando el 2005 llega “Memoria de mis putas tristes”, la última obra de García Márquez, donde Delgadina, la niña virgen, conmueve las pasiones del nonagenario protagonista”. Jorge Garaventa, “Nabokov, García Marquez y las Lolitas tristes”, Revista Lilith, Año1- N 2- Marzo de 2005

¿Qué bajas pasiones inspiran en los adultos las ninfetas que recién despiertan al descubrimiento sexual?… La industria del entretenimiento explota con mucho éxito esta disyuntiva: la seductora imagen de las niñas-mujer ocupan las primeras planas, monitores y bocinas de los mass media “camuflados” no solo de servicios de acompañamiento, edecanes, modelos, masajistas y table dance también las hay pop stars o aspirantes a actrices. Los casos se cuentan por miles en la actualidad, algunos de ellos gracias a la alcahueteria de tutores que conducen a sus protegidas a un  “estrellato” de explotación fetichista.

Lolita es un personaje extraido de una novela del ruso Vladimir Nabokov y llevada al cine por primera vez en 1962 gracias al ojo de Stanley Kubrick, después de esta cinta, rápidamente queda grabada en el inconsciente colectivo el estereotipo de la adolescente que persigue sus fines sin ningún tipo de traba ética, en el caso de la novela, Lolita de doce años seduce a su padrastro cuarentón derivando en funestas consecuencias.

“Esta utopía de la dominación femenina comienza muy temprano. Apenas adolescentes, “las lolitas” domestican el cuerpo con hambre y gimnasia; luego aprenden a contonearse, a caminar pisando una línea imaginaria y a posar. Mientras lo hacen, saben que las está mirando el Amo, el Big Brother, El Cafishio de la Utopía Flaca; y que de su decisión arbitraria pende el futuro de ellas, aunque ese futuro esté signado por el hambre y la gimnasia, hasta terminar de exprimirles la vida como si fueran naranjas”. Ramón Rocha Monroy, novelista y guionista de cine

Son innumerables los casos de “Lolitas” reales en el mundo de la farándula, desde Traci Lords la famosísima pornostar que comenzó su carrera cuando solo contaba con quince años y que demando por cantidades millonarias a la industria que la vio nacer “artísticamente” al cumplir la mayoría de edad, hasta una Brooke Shields de 12 años interpretando a una prostituta primeriza en “Pretty Baby” (Louis Malle, 1978) o Jodie Foster con la misma edad en “Taxi Driver” (1976, Scorsese), más recientemente podemos citar a Thora Birch en “American Beauty” (Sam Mendes, 1999) o la “Lolita vengadora” Ellen Page en “Hard Candy” (David Slade, 2005).

Por el lado de las cantantes tenemos a la otrora colegiala Britney Spears, T.AT.U, Alizee, Hanna Montana, sólo por citar algunas de las más conocidas que reflejan la clara obsesión del público adulto por la imagen de las “Lolitas” y el prototipo enajenado que las adolescentes contemporáneas anhelan… Las integrantes femeninas de la inexistente (en concepto) tribu urbana “emo”, por ejemplo, se empeñan en resaltar hedonísticamente su imagen “aniñada” y de princesita “dark” de Disney… Dentro de la aldea global “mcluhian” una imagen dice mas que mil palabras.

En los últimos años entre las jóvenes japonesas se ha popularizado una moda conocida como  “Gothic Lolitas”, inspirada en la ropa del periodo victoriano, y que trata de emular a las muñecas de porcelana de esa época. El término “Lolita” no hace referencia a la novela de Nabokov, en este país las “Lolitas” son una manifestación de los valores femeninos de juventud, dentro de esta corriente hay varios estilos: Classic, Sweet, Aristocrat y Horrror, dependiendo de su indumentaria, aunque son comunes las medias hasta las rodillas, las plataformas, los listones y sombreros.

La feminista y filósofa existencialista francesa Simone de Beauvoir también estudio el fenómeno, cuando descubrió el perfil de la jovencísima actriz y sex simbol de los años cincuentas del siglo pasado Brigitte Bardot dijo: “Carece de memoria, de pasado, y gracias a esta ignorancia conserva la perfecta inocencia que se le atribuye a una infancia mítica”(¡!)… Sin duda el tema de las “Lolitas” seguirá causando polémica e interés en los antropólogos sociales del futuro, ¿tú qué opinas?.

About Koyote Lagañas

Licántropo rabioso, onanista impúdico y vouyerista, nihilista introspectivo, hiperquinetico distimico, sobreviviente lunático de cráteres espirituales… Aullador afónico color morado, carnívoro onírico selenita.