Mujeres a la cantina

Estimados representantes de las organizaciones civiles y los medios de comunicación:

 

La Cantina del Bosque y el Restaurante El Mirador son dos antiguos restaurantes-bar de la ciudad de México. Antaño, no solían admitir mujeres. Hoy, utilizando “la tradición” como endeble excusa, continúan segregando a la clientela femenina, a la que no sólo no atienden si asiste al lugar, si no que la invitan a salir de estos.

 

Este acto violenta la igualdad entre hombres y mujeres, consagrada en el artículo 4to. de la Constitución, así como los incisos VIII y IX del artículo 14 de la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal, además de perpetuar prácticas discriminatorias contra las mujeres.

 

Por eso, el jueves 20 de julio una representación de ciudadanos en contra de estas prácticas, en un acto que distinguimos en redes sociales como #mujeresalacantina,  haremos llegar una carta de inconformidad a los dueños de estos lugares; les pediremos firmar una carta compromiso, en la que pedimos que terminen con esta segregación, que no es otra cosa más que violencia de género. En caso de firmarla, haremos una clausura simbólica del lugar, dado que existe violación a la ley en ellos.

 

La trasgresión de estos dos establecimientos no puede verse únicamente en el plano físico, cotidiano, pues es más bien una expresión de un inconsciente colectivo que aún no ha incorporado la igualdad de género; es la demostración puntual de una mentalidad que se justifica a partir de absurdos como lo es mantener una “tradición”; es la confusión del significado de la palabra “tradición” para justificar la violencia de género. La segregación que se da en estos lugares es clara expresión de una mentalidad que, en teoría, debe estar superada y que además, en acción cae en la ilegalidad. Buscar justificar dicha segregación a partir de la tradición no sólo es expresión de una mentalidad retrógrada, sino que busca utilizar un pasado que como sociedad ya hemos superado para excusar una conducta inexcusable. Decir que por tradición se puede romper una ley es equivalente a decir que por tradición está bien que un policía pida mordida, que un político robe nuestros impuestos, que se golpee a una mujer. Las actitudes en las que han caído nuestros antepasados no siempre son éticas y como sociedad estamos obligados no sólo a recordar, sino también a criticar ese pasado y a superarlo.

 

La acción se llevará a cabo el jueves 28 de julio de 2011, convocando a los interesados a las 6:00 p.m. afuera de la estación de metro Juanacatlán. Ahí repasaremos los pasos a seguir, los reglamentos de conducta y revisaremos que todo quien participa esté familiarizado con los objetivos y el discurso que fundamenta nuestra acción. También daremos instrucciones para actuar en caso de que alguna o alguno de los participantes sea agredido por los meseros o comensales del establecimiento. De ahí partiremos y entraremos al primer establecimiento donde pediremos que el dueño firme una carta de compromiso, en la que se comprometa a cesar con las prácticas de segregación y a atenerse cabalmente a la ley. Si el dueño o el responsable se niega a hacerlo, procederos a realizar, afuera del establecimiento, una clausura simbólica. Repetiremos los mismos pasos con el siguiente restaurante-bar.

 

Es bajo este discurso, que iremos a exigir coherencia por parte de estos dos establecimientos. Iremos a exigir que tomen una decisión, o aceptan a la clientela femenina y le dan el mismo servicio y el mismo trato que a la clientela masculina.

 

 

Organización de #mujeresalacantina:

Karina Almaraz @almarazkari

Ene (Bitty Navarro) @yosoyene

Jesús Robles Maloof @roblesmaloof

Jordy Meléndez @DLatitudes

About Nora De la Cruz

Lectora.