Serpiente

unnamed-1

El ancestral camino de la transformación en Serpiente

  • Después de presentarse en varios países, la propuesta dancística regresa a la Ciudad de México
  • Se presentará durante el mes de junio en el recinto de Villalongín

La compañía Butoh Chilango, bajo la dirección e interpretación de Tania Galindo Ramírez, llega al Teatro Benito Juárez del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, a partir del 16 de junio, para ofrecer un solo de danza butoh, invitación directa para que cada espectador entré a su historia personal, a través de imágenes metafóricas y sucesos emocionales que reconstruyen sus pasos y cambios de piel.

Después de presentarse en países como Argentina, Colombia, Ecuador y Perú, además de varias presentaciones en México, la propuesta dancística continúa su camino de renacer en cada presentación, una metamorfosis, un ser vivo que posee un significado esencial y profundo, representado como un símbolo ancestral.

Se dice que una serpiente buscó la montaña más grande y cuando estuvo arriba cambió su piel por plumas, se llamaba Quetzalcoátl. Asimismo, Amarú fue una anaconda que protegió la cultura y se convirtió en la cordillera del Putumayo en Colombia. En otros relatos, se cuenta que Bachué nació con un hijo y ella volvió a Iguaque (Laguna Sagrada) convertida en serpiente para ser el agua.

Para Galindo, la obra es “una pieza que cada vez que es presentada se renueva al sumar los nuevos conocimientos e impulsos. En ella vierto y cultivo el Ser durante mi camino, en él se desenvuelven los conocimientos de expresión y conexión con mí danza, la vida-muerte, y lo que transcurre entre estas dos, volverse pequeñita para observar el transcurso de los astros celestes en el tiempo”.

El plástico se ha convertido en una metáfora dentro de la obra que representa la vida actual de uso y desecho, de tomar y dejar, al crear cada vez más basura a nuestro alrededor, física, emocional y mentalmente. “Ahora me sirves – ahora no me sirves”, usar y deshacerse, llenarse de cosas materiales de corta vida que pronto se vuelven desecho y que provoca cada vez más soledad interior.

Serpiente es de plástico porque responde al símbolo de la Ciudad de México en la actualidad. “Cuando reflexionó y trato de reconstruir el camino andado para significar y ser lo que veo y siento. Parto de la realidad que habito, pienso en el plástico, material que vino a ocupar un lugar para remplazar el metal, la cerámica y la madera; está presente en nuestra vida, por eso parto de un elemento inorgánico para nacer desde él, de todas las cosas que vinieron a ocupar un lugar en nuestra vida que no eran aparentemente necesarias”, afirma la intérprete.

Tania Galindo es licenciada en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desarrolló la investigación El butoh en México 2006-2009 y dos referentes en América Latina, una aproximación estética y crítica, que obtuvo la beca de titulación por la Secretaria de Educación Pública en 2009.

Ha participado activamente en diferentes propuestas culturales, de autogestión, proyectos de desarrollo social para comunidades marginales urbanas e indígenas. Actualmente es parte del Consejo de Colectivos del Centro Cultural la Pirámide y dirige el Laboratorio de Herbolaria Memorias Vegetales.

Además, ha tomado talleres y colaborado con la mayoría de los bailarines de butohen México así, como los maestros japoneses que han venido a nuestro país como Akira Kasai, Tadashi Endo, Natsu Nakajima, Ko Morobushi, Sankai Juku, Diego Piñón, Jaime Razo, Yumiko Yoshioka, Lola Lince, Taketeru Kudoh, Carla Lobos, Rhea Volij, Susana Reyes, Natalia Cuellar, Lobsang Palacios y Chika Omoishi.

Serpiente se presentará del 16 de junio al 1 de julio, los martes y miércoles, a las 20:00 horas, en el Teatro Benito Juárez (Villalongín 15, colonia Cuauhtémoc, Metrobús Reforma).

About soyAire

Yo: literata, mi alter ego: fotógrafa. Veamos en que punto las dos se juntan y el universo explota.