Adiós y buenavibra

Decir adiós nunca es fácil, así que empiezo con una historia menos triste: conocí a Koyote por internet, cuando él llegó a mi blog y luego me agregó a Hi5 (¡el cuaternario Hi5!). Casi todos los días nos mandábamos mensajes, hasta que un día concertamos una cita para subir a fumar y escuchar música a mi azotea.

El día pactado lo esperé en la panadería “La Espiga”, junto al metro Chilpancingo. Le llamé para preguntar a qué hora llegaría y fue como conocí su voz. De inmediato le lancé un piropo que él aceptó con descaro, porque todo lo hacía con descaro. Y con su risa que tanto extrañamos.

Más tarde, en la azotea, hablamos de todo. De todo y de su programa, el famoso “Surf, Sex and Roll”. Era los jueves y era como una cita: ahí estaba mi amigo nuevo y otro más que él me regaló: el buen René Venturoso, tan Venturoso él.

Pienso en todo ello con nostalgia hoy, porque Koyote no está y todos somos distintos. Cuando él faltó pensamos de inmediato en el programa, en que había que salvarlo porque se quedaba a la mitad. Me ofrecí a ayudar.

Así fue que, en septiembre de 2009, inicié una etapa sabrosa de compañía y chacota. “Surf, Sex and Roll” era un espacio para estar con los amigos, para hablarles y reír, y para hacer amigos nuevos: la gente que nos escuchaba desde otros lugares, lejanos de la Militar Marte pero cercanos de nuestro asincopado corazón.

Llegué a comprender por qué mi amigo amaba tanto su emisión. Llegué a amarla de la misma manera.

Hoy me voy de ella, no porque no la ame, sino porque ya no es mía. Ya no soy parte de eso, pero siento una gran alegría de haberlo sido, aunque fuera bajo tristes circunstancias.

Agradezco a toda la gente que estuvo, que escuchó, que nos agregó al mensajero o nos comunicó que estaba con nosotros a través del feisbuc, el tuiter y a través de este mismo blog. Agradezco a quienes preguntaron por mí en las emisiones en las que no estuve, a los que nos pidieron saludos, canciones, a los que se rieron de mis tonterías y a los que seguro se mantendrán como fieles radioescuchas. Queda con ustedes, en el estudio A, el señor René Venturoso. Espero visitar de vez en cuando y escribirles aquí de vez en siempre.

Adiós y buenavibra. ¡Salgan a caminar!, segurito que en el camino nos miroleamos y nos abrazamos, como diría el Osito Bimbo, “con el cariño de siempre”.

About Nora De la Cruz

Lectora.