ANA CURRA Y KOMPADRES MUERTOS EN CONCIERTO

1394328_202099786639499_727035226_nYa estamos listos para la esperada noche en que Ana Curra presentará El Acto de Parálisis Permanente. La tecladista, vocalista y compositora vanguardista de lo que muchos críticos han denominado la movida madrileña será la invitada de honor a la celebración de los 21 años de los Kompadres Muertos.
¿Quién podría olvidar que formó parte de Alaska y los Pegamoides, de Parálisis Permanente o de Seres Vacíos? Ver a uno de los íconos femeninos del Punk español será genial tanto para la nostalgia de aquellas generaciones que tuvieron su punto de contacto en los años 80 como para las nuevas que deciden echar un vistazo al pasado. Los que asistan encontrarán a una mujer con una voz potente, agresiva y seductora, que brilla con luz única y cuyo talento le ha llevado a tener reconocimiento internacional por su trabajo tanto en grupo como solista.

Por su parte, la banda mexicana los Kompadres Muertos, seguro nos mostraran por qué han sido reconocidos ampliamente en Europa y por personajes emblemáticos como Robert Smith de The Cure o Dave Edmunds de los Stray Cats. Desde 1992, esta banda ha demostrado que son dueños del sonido oscuro y psicodélico que cuestiona el caos y el consumismo a partir de una manifestación creativa presente en el escenario chico y el escenario grande, desde bares hasta conciertos masivos en Japón, Austria, Francia, España, Inglaterra o Sudáfrica, Chile, Argentina. La lista es larga y no se lo pueden perder.

Será una gran noche por la suma de dos grandes propuestas que surgieron de lo underground y que el gran escenario no puede eludir. La cita es el próximo Domingo 3 de noviembre a las 19:00 hrs. en el Lunario del Auditorio Nacional. Los boletos ya están disponibles.

About Tornado Intempestivo

He trabajado en una aeronave en el fondo del mar, por lo que también sé lo que es vender pescados a la orilla de un río. A veces soy la modelo perfecta que se mira en el espejo diciendo -obviamente al espejo- que la convención de la memoria es un espejo lleno de pasta de dientes. También he escrito mis más grandes líneas en el cielo usando a la luna como pretexto para no dormir y beber vino toda la noche –de cualquier modo la luna es una pelota llena de vino, sólo hay que exprimirla tantito-. Por cierto, no me dedico a los hongos, pero he dedicado gran parte de mi vida a ellos; por ello me considero experta, que no es lo mismo que profesional. He sido desde jala-cables, barrendera, lava loza, hasta amaestradora de leones y de otros animales y parásitos. Desde ojera hasta sordera, y de silencio a alta voz. De adorno hasta gran productora de adornos. También he sido una mujer cosmopolita, pero lo que más me gusta de esto es el cosmos. Aún escribo, camino, sueño y respiro mi vida; por eso, los próximos años me dedicaré a caminar entre la orilla del abismo y la gran pradera, en donde juegan otros, se divierten y asolean, mientras escribo sobre la industria de las pornostars y los playboys.