Clasificación A… para mayores de 12

life_of_pi_ver5
Las clasificaciones en el cine existen por una razón. La razón claro, es yanqui y medio puritana -recordemos Cinema Paradiso y el recorte de besos- ya que las películas empezaron a clasificarse por su contenido sexual, violencia y “contenido profano” (supongo que se rerfieren a pecaminoso en el más puro y cristiano sentido de la palabra). Así Estados Unidos ideó una clasificación y el mundo siguió el ejemplo.

En México la clasificación va de AA, para todo público, especialmente para niños, hasta D, 21 años en adelante. Y en general las películas en México están bien clasificadas -lo contrario a los títulos traducidos, que son atroces- pero yo sí quisiera saber quién fue el genio de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía que clasificó La vida de Pi (Una aventura extraordinaria) como clasificación A, que quiere decir que es apta para todo público.

De una vez les quito el misterio esta película NO es para niños. Yo fui a verla, entré a la sala, Mentiroso se sorprendió por dos cosas: el lugar en que nos sentamos (que el escogió) y el horrible sabor del hotdog que se estaba comiendo -de las cadenas de cine, luego hablamos- yo me sorprendí que hubiera tanto niño, porque no me di cuenta de la clasificación de la película cuando compramos los boletos.

Y empieza la película… es maravillosa. Es graciosa, es épica, es enternecedora, con un contenido simbólico y espiritual muy particular y es un thriller. Es justo ahí dónde la puerca tuerce el rabo, porque yo empecé a oír vocecitas que decían “mami ¿qué le pasa al tigre?” “¿ya se murió?” y llantos de terror. No estoy exagerando: hay por lo menos una escena, en la que cualquier niño va a llorar por el contenido de violencia que tiene.

Padres, no lleven a sus niños a ver Pi, mejor llévenlos a ver El origen de los Guardianes es preciosa, divertida y no se oyen llantos de terror. Pi es clasificación B, para mayores de 12 años. No me casaré de enfatizarlo: no es para niños, se van a impresionar mucho y no van a dormir en tres días.

Pero volviendo a Pi, es una historia muy interesante que está contada desde la desesperación de un náufrago atrapado en un bote salvavidas con un tigre. No me parece que sea la historia de cómo un niño se hace amigo de un tigre de Bengala, yo creo que es una historia de supervivencia, valentía y fe. Pi hace un viaje lleno de adversidad y belleza en un mar vasto, maravilloso, amenazante y generoso en el que aprende quién es, qué perdió y que el dolor real de dejar ir consiste en que, la mayoría de las veces, no nos dicen adiós.

Pi es preciosa en su ejecución, en sus gráficas y maravillosa en el ejercicio de imaginación que nos lleva al horror absoluto de lo que pudo pasar.

About Ginísima Persona

Bordeando la misantropía, pero amiga cariñosa... la mayor parte del tiempo