Comedias

vuelve-a-la-vida-poster-pelicula

nosotros_custom

El_chef_la_receta_de_la_felicidad-698348958-large
A mí me gustan las comedias, mucho más que los dramas y las películas de acción. Voy a ver las de acción porque al Doc le gustan y porque si Bruce Willis es el protagonista, no me quejo. A las de terror vamos los dos porque nos gustan, aunque yo cierro mis ojitos de vez en cuando.
Cuando él no está voy a ver películas a las que no entraría sin puchero porque hay una alta probabilidad de que no sean muy buenas unas y otras porque son francesas o.O no le gusta el cine francés… bueno no le gusta el francés y ya. Esto es que, un día que me vi sin compañero fui a ver Comme un chef, francesa por supuesto. A mi me gusta la comedia francesa, siempre me ha parecido simpatiquísima así que aprovecho cuando una está en cartelera.

Esta vez fue El Chef con Jean Reno. Es una comedia muy ligera… en ocasiones me pareció que demasiado, es simpática pero no me arrancó verdaderas carcajadas.
Es la historia de dos amantes de la cocina: un joven con grandes habilidades para cocinar, pero laboralmente inestable, cosa que ya no le hace gracia a su novia embarazada quien le exige tener un trabajo estable para poder mantener al hijo que esperan. Jean Reno es el chef veterano y triunfador que está en una crisis: no sabe cómo ser moderno y modifica sus platos clásicos con no muy buen resultado. Sus socios lo presionan para probar cocina moderna y mantener su estatus de cuatro estrellas, de lo contrario lo removerán y otro se hará cargo de su restaurant. Cuando en un giro de suerte Lagarde (Reno) conoce a Bonnot (Youn) y se embarcan en salvar el trabajo de Lagarde a como de lugar y a pesar de continuar con el mismo tren de vida: uno perdiendo a su hija y el otro a su novia.

Como toda comedia hay situaciones chuscas y la solución a los problemas de los protagonistas. El problema con esta película es que uno no logra enternecerse lo suficiente o identificarse con los personajes o reírse a sus costillas: es muy plana. Fue algo decepcionante. Es entretenida, pero yo no llevaba a nadie a verla, una pena.

Luego vi el trailer de Nosotros los nobles que se me antojó muchísimo nomás de verlo. Otra vez pensé que tendría que ser sin el Doctor, ni modo. No se arriesga doble: mexicana y comedia… pero yo sí me arriesgo si le veo potencial y ésta lo tenía.
Qué divertida es. Tiene personajes entrañables y las situaciones cómicas están bien logradas. Yo reí. No pude menos que pensar que se parecía a una película que yo había visto antes, hace mucho mucho tiempo y sí: al final hay una nota, basada en El Gran Calavera, una película de Buñuel protagonizada por Fernando Soler. Hacía muchísimo que había visto esa película, así que la volví a ver. No sé si es que a mí me gustan más las situaciones ridículas para reírme a gusto, el caso es que veo El Gran Calavera y no río… no es que no sea una historia buena, es buena. Siendo la idea original es más compleja, más enredada en su argumento, pero no tiene ese algo que para mí sí tuvo Nosotros los nobles ese algo que me hizo reír. Tal vez la diferencia temporal, no sé. Sin embargo hay una cosa que sí tienen las dos, que es un poco molesta: esta idea de que el rico es malo y el pobre bueno… es algo que a mí no me gusta, es un discurso falaz. En fin.

Finalmente vi Vuelve a la vida. Esta es un documental. Me llamó mucho la atención porque está situada en Acapulco. Acapulco de mis amores, de mi infancia y de vacaciones familiares en las que mi papá me enseñó a nadar en el mar y a comer ostiones en su concha. Vuelve a la vida tiene como eje la historia de cuando Perro Largo fue a cazar una tintorera que estaba aterrorizando la bahía, cómo organizó un grupo numeroso – su familia y amigos – para demostrarle a su compadre que él podía atraparla y matarla. Es una gloria porque la historia está narrada por aquellos que conocieron a Perro Largo, buzo extraordinaire, y fueron con él a cazar el tiburón.

A mí lo que más me gustó fue el relato de su hijo John, su hijo postizo, hijo de una gringa que fue de vacaciones a Acapulco y se quedó… Perro Largo le decía La Jirafa y Robin no se quejó, le pareció apropiado. John cuenta la historia de Perro Largo como él la vivió, lo difícil que era no ser de ningún lado y cómo un día cualquiera, con una sola palabra, acabó integrándose a la curiosa familia que habían formado Perro Largo y su mamá.

About Ginísima Persona

Bordeando la misantropía, pero amiga cariñosa... la mayor parte del tiempo