Compasión por el demonio: El diario de Satanás

So, if you meet me, have some courtesy,

have some sympathy 

and some taste

Sympathy for the devil, The Rolling Stones

 

Escuchar hablar sobre la venida de Satán a la tierra inmediatamente nos trae a la mente ideas apocalípticas, de juicios finales o -si se es más cínico-, de pobreza, hambre y enfermedad. Sin embargo, la novela póstuma de Leonid (o Léonidas) Andréiev  trata sobre una visita del maligno al mundo y más que algo trágico, resulta cómico.

El mismo Satán confiesa que está en la tierra para representar una comedia. El vestuario, -o más bien disfraz-: un multimillonario norteamericano,  Henry Wandergood.  El escenario: Europa, para ser específicos la Roma de principios del siglo pasado. Los personajes: Toppi, un diablo convertido en sacerdote asceta; María, la representación terrenal de la Madonna y Magnus, padre de María y misántropo. Los espectadores: la humanidad.

El diario de Satánas tiene un estilo realista con un tema fantástico. Congruente con su título, el libro está escrito como un diario, el diario que el maligno decide escribir para dejar constancia de su visita. Satán está harto y aburrido del infierno y decide encarnar en hombre. Al llegar a la tierra se encuentra con Wandergood, norteamericano de 38 años y millonario de la industria de la carne al que asesina para ocupar su lugar; ya  en su disfraz de millonario, el demonio decide representar el papel de filántropo, decide burlarse de la humanidad: “quiero ser cómico”, confiesa.

Pero el Diablo pronto descubre que Wandergood no es sólo un disfraz que se quita y pone sino que se vuelve una especie de camisa de fuerza. Satanás pensará, hablará y se expresará como humano. Él mismo nos confesará su incapacidad para comunicarnos todo tal como quisiera, el lenguaje lo limita a tal grado que ni siquiera puede decirnos su verdadero nombre:

Mi verdadero nombre tiene un sonido muy diferente. Es un nombre extraordinario; por  eso sería imposible hacerlo entrar en la pequeñez de tu oreja sin destrozártela y dañarte el  cerebro también.

Sin embargo, las limitaciones que tiene para hacerse entender no son nada con la sujeción más grave a la que se expondrá Satán al vestirse de homo sapiens: los sentimientos. Satanás sentirá como humano: será impresionado, admirará, amará, y será engañado como cualquier hombre común y corriente;  o todavía más, tomando en cuenta que los hombres son cínicos y no confían los unos en los otros. Así, Satán, al ser víctima de las pasiones y deseo humanos, nos mostrará  –sin quererlo-  su verdadera naturaleza divina, tan lejana y diferente de lo in-mundo.

De  este modo, el Diario de Satanás se convierte en un manifiesto sobre la naturaleza de lo divino y su incompatibilidad con lo terrenal. Andréiev escogió la figura satánica para analizar y contrastar lo divino y  lo humano y al mismo tiempo realizar una crítica de la decadencia de principios del siglo pasado. Al final, Satanás resulta ser demasiado noble y cándido para la tierra a tal punto que no podremos evitar sentir un poco de empatía por él.

 

 

(El diario de Satanás, de Leonid Andréiev, es una publicación de Ediciones Axial de Colofón y es la primera edición publicada en lengua española en México, puede adquirirse en librerías o directamente en www.colofon.mx).

About Roque

Melómano, bibliómano y medio cinéfilo. No posee conocimientos sobre alquimia, pero tiene la capacidad de transformar el oxígeno en dióxido de carbono.