Copyright, YouTube y video…

El desarrollo de los medios electrónicos permitió que las barreras en la creación fueran derribadas, no sólo en el nivel del plagio -tan defendido por ciertos ‘poetas-activistas’-, sino también en el aspecto de la difusión de contenidos, sobre todo audiovisuales. Basta que exista un screening o que se lance a la venta el último disco de un grupo conocido o no para que ya esté flotando en internet, listo para ser descargado.

 

Uno de los sitios que, desde hace algunos años, han empleado los internautas para subir contenidos protegidos es YouTube. Canciones completas, películas divididas en cualquier cantidad de partes de 10 minutos cada una, entre otros contenidos, son subidos constantemente a esta plataforma, por lo que sus administradores han puesto en marcha una estrategia que consideraría, en principio, curiosa.

 

Se trata de una especie de escuela virtual: un video de cuatro minutos en el que Russell, un gato pirata de la serie Happy Tree Friends, aprende qué puede o no subir a dicho sitio de videos. He de decir que me parece una buena idea, muy amable; aunque el clip está en inglés, es posible verlo subtitulado en un montón de idiomas.

 

Aunado a esto se encuentra un cuestionario, mediante el cual se mide el conocimiento aprendido en el video. Se supone que este video es proyectado como advertencia, cuando se detecta que un usuario ha subido contenido inapropiado. Tras tres advertencias, la cuenta es cancelada, aunque su titular puede recuperarla si demuestra que está arrepentido y ha aprendido la lección.

 

Creo que es una forma divertida de promover los derechos de autor, aunque poco efectiva: los medios electrónicos no pueden ser regulados de forma local en un mundo global, por tanto la autoría debe evolucionar hacia un esquema justo, en el que el autor y el usuario final puedan equilibrar sus intereses. No comprender esta nueva realidad hará que cuanto se haga sea inútil.

Escuela de Copyright. Happy Tree Friends.

About Ikurrin Beltza

Cuando nació ya tenía 13 siglos de edad. Habla el lenguaje de las piedras, es la última seña de una raza cautiva; la oscuridad del cine y la calma de los silencios son su estandarte y su medio. Visita http://laberintosonoro.wordpress.com