Cuando pase el temblor

El lunes estaba en el Starbucks de Mooloolaba. Me había fugado de Mountain Creek básicamente porque me choca estar ahí. En el feisbuc comentaba con un amigo que me sentía mejor, que tenía mis proyectos claros, etcétera. De repente cayó la ráfaga: fallecieron Koyote y Leticia Europa. Sólo quería encerrarme a dormir, y que alguien me despertara cuando pasara el temblor.

Todos fuimos congruentes con nuestros instintos en medio de esta catástrofe: primero el impacto personal, el inventario de las heridas, luego, la preocupación por los que están con uno en medio del desastre (yo le preguntaba a René cómo estaba la pandilla, cómo estaba Kikis, merodeé en feisbuc pero sólo topé a Gallo y a Dian).

Ahora nos mantenemos en una especie de red de apoyo. Creo que todos sabemos lo que estamos sintiendo: hay una empatía perfecta. Entonces, nos enviamos un mensaje o un correo, nos dejamos una notita en el caralibro…

Pero lo que sigue es construir.

Nuestros amigos no se levantarán de entre los muertos. Levantémonos nosotros de entre los vivos.

Ayer escuchaba el homenaje en Código DF y me di cuenta de que nuestros carnalitos eran de esas personas que el mundo necesita: estaban llenos de ideas, de proyectos, estaban comprometidos con hacer de este changarro algo mejor. Decidieron emprender el crucero a la isla donde están Pedro Infante y Janis Joplin, Tin Tán  y George Harrison. Dejan a su paso la semilla de muchas cosas valiosas. Ahora que ellos no están, nos toca trabajar un poquito más, pues debemos hacer lo nuestro y ahora también lo que a ellos les tocaba.

Estaba leyendo que a Koyote le hubiera gustado escribir un libro para niños, interactivo y con música original. Las fotos de Lechuza son material para muchas cosas. Surf, sex and roll y la Fábrica de Mitos empiezan apenas su camino…

Yo saqué hoy mi montón de páginas para terminar de darle orden a la tesis. Luego pasaré a la novela. Luego escribiré los libros de texto que vengo platicando desde hace tiempo. Volveré a la danza. Escribiré un guión. Trabajaré mi voz. Los pendientes tienen que ser acciones. Cuando pase el temblor.

Niña Fonema

About Nora De la Cruz

Lectora.