Francisco J. Cortina: “Me sorprende que no existan novelas urbanas que se desarrollen en el D.F.”

Como ya había mencionado en la reseña correspondiente, me era difícil imaginar a México como escenario de ficción; pensaba que la realidad ya había consumido al país. Gracias a la Fábrica he tenido la oportunidad de ampliar mis fronteras como lector a autores que de otro modo nunca hubiera tenido oportunidad de leer.

Uno de esos autores es Francisco J. Cortina, quien en este mes ve la segunda edición de su libro La Chica IBM como una realidad. En lo que fue para mí una gran primera experiencia de entrevista, esto fue lo que tuve oportunidad de platicar con él en la librería Rosario Castellanos:

Fábrica de Mitos: Cuéntanos acerca del premio que ganaste a los trece años en un concurso de literatura.

Francisco J. Cortina: Si me preguntas cómo se llamaba el premio… No me acuerdo (risas). Esto fue en 1977 y me acuerdo porque es la única medalla que he ganado en mi vida. Un buen día me dijeron que había ganado dicho concurso, tres puntos más y el diploma… A lo largo de mi vida he tenido varios domicilios -no estoy huyendo de nadie- y en cada cambio he perdido algo, lo único que conservo es esa medalla.

FM: Cuando decidiste ser abogado, ¿pensaste en algún momento dejar de escribir?

FJC: Siempre quise ser abogado. Siempre me ha gustado leer y defender la justicia. Y hay una interrelación, haces opiniones y tratas de lograr que la persona reciba el mensaje. El derecho además te da otra oportunidad, conoces muchas vidas y aprendes sobre diversos temas; es una riqueza cultural impresionante. Mi carrera me permite usar toda esa experiencia en mis historias.

FM: Hablando de tu libro-La chica IBM-, ¿esperabas la segunda edición?

FJC: La verdad… No tan rápido. Esperaba que la crítica me fuera apalear (risas), no pensé que fuera a gustar tanto. Escribí el libro que pude, el que me salió y lo disfruté mucho porque fue espontáneo. Lo escribí escribiendo, no pensaba en lo que fuera a pasar; en el escribir venía fluyendo el resto. Curioso porque te dicen que no debes hacer eso (risas).

FM: ¡De hecho! Te dicen que debes hacer un guión…

FJC: La segundo novela que estoy escribiendo, ahí si estoy haciendo todo al revés. He tenido muy poco tiempo y esa si la he desarrollado pensando qué voy a escribir.

FM: Me pareció muy interesante que en tu novela también dieras la oportunidad de expresarse a los secuestradores, ¿por qué decidiste hacerlo?

FJC: Es su mundo. Ellos ven la vida de una manera distinta, para ellos es un negocio, un trabajo. Una visión totalmente deforme, pero es su visión. No lo hice por un acto de igualdad, simplemente creo que enriquecía la visión del lector. Los secuestradores tienen su propia realidad, la cual también tiene un origen que trato de explicar no para justificarlos, pero sí para poner “la película completa”.

FM: Tú has mencionado que pocas veces vemos a la Ciudad de México como un escenario de ficción, ¿a qué crees que se deba eso?

FJC: La Ciudad de México encanta y da miedo. Cuando escribí el libro se me ocurrió el escenario natural familiar, pero me puse a pensar en todos estos autores escandinavos y cómo crean un escenario de ficción muy rico. Aquí en México tienes mucho de eso. Me sorprende que no existan novelas urbanas, obras de ficción que se desarrollen en el D.F. o el área metropolitana. La verdad no te sabría dar la explicación, a lo mejor es avasallador. La Ciudad de México (en La chica IBM) se terminó convirtiendo un personaje.

FM: ¿Crees que pueda ser un aspecto cultural? ¿Qué sólo se preste para temas apegados a la realidad como lo es el secuestro?

FJC: Podría ser cualquier tipo de novela. Por ejemplo, la siguiente novela que estoy escribiendo también es en la Ciudad de México, pero bajo otro contexto totalmente diferente. México tiene la energía para eso. Ahorita que estamos traduciendo la novela a otros idiomas, para esos países los lugares son completamente escenarios de ficción.

FM: Y finalmente dos preguntas relacionadas con el trabajo de escribir. Todos conocemos el bloqueo de escritor, ¿cómo lo superas?

FJC: Sé que existe, pero a mí no me ha pasado. Yo ya tengo como diez historias esperando (risas). Al contrario, cuando revisamos el borrador me dicen “quítale esto” y siempre estoy abogando por personajes, historias, rollo… No podría darte una receta para solucionarlo.

FM: Como escritor, ¿qué influencias tienes de otros autores o libros?

FJC: Me encanta Carlos Fuentes, me gusta la poesía… Pero no hay alguno que te diga “Éste es mi sensei o mi modelo”. He leído libros que me han emocionado, no me importa la crítica… Leí La Catedral del Mar; La Sombra del Viento me gustó mucho… Y si me preguntas con quién me identifico, pero sin ser mi estilo, sería con Edgar Allan Poe. Lo entiendo y me fascina. Admiro la maestría de los grandes… Claro, algún día me gustaría escribir algo como García Márquez en El Coronel cuando menciona “¿Usted cree en Dios? No, pero le temo”.

About James

Cinéfilo. Lector. Estudiante de Comunicación Visual.