Instinto

Tras conocer a Jack, la vida de Alice Bonham da un giro inesperado. Y es que él es diferente a cualquier otra persona que haya conocido“… Sí, adivinaron, Jack es un vampiro.

Hoy en día es difícil leer un libro que tenga a estas criaturas de por medio. Todos los prejuicios creados hacia estos seres sobrenaturales gracias a la saga de Stephenie Meyer han hecho casi imposible que el mundo sea objetivo con narraciones similares. Instinto (My Blood Approves en su idioma original) de Amanda Hocking no escapa de ese estigma y lo utiliza a su favor para crear una historia que sin duda atrapará a los nuevos en el género.

La historia sigue a Alice, quien tras un incidente conoce a Jack, un chico de su edad que parece guardar muchos secretos. Ella se siente atraída hacia él a pesar de las interrogantes que rodean todos los aspectos de su vida. Las cosas se complican cuando aparece Peter y Alice tiene que decidir no sólo entre su vida de antes y la que conoce ahora sino también entre la persona que ama y aquella que su sangre necesita.

Uno de los aspectos que disfruté del libro son las referencias a música y filmes contemporáneos que agregan un toque moderno a la novela y sirven para que los lectores se identifiquen con los personajes.  Son estas referencias las que hacen suponer que la autora sabía de lo que escribía y si fue así, ¿por qué nos da un relato tan similar a otros ya conocidos? Al leer Instinto es difícil no pensar en otras series como The Vampire Diaries de L.J. Smith, o la ya antes mencionada Twilight de Stephenie Meyer. Lo anterior es un poco decepcionante porque a pesar de las similitudes, la historia de Amanda Hocking tienen el potencial para convertirse en algo original y diferente. La buena noticia es que Instinto es el primero de una serie, por lo que la autora todavía tiene tiempo para explorar su mundo de distintas formas.

Otra característica muy rescatable es la naturalidad con la que Alice y Jack están escritos. A veces los autores cuidan demasiado su lenguaje y al escribir lo hacen de manera tan estilizada que olvidan que, tanto su público como sus personajes, son adolescentes. Amanda Hocking logra que todos sus personajes se sientan como personas que podrías encontrarte a la vuelta de la esquina y es ese sentido de familiaridad lo que hace ameno el relato.

Es interesante saber que Hocking logró autopublicarse y el éxito que consiguió con ello. Cabe señalar que por lo anterior, el libro en su idioma original tuvo muchos problemas al no tener una revisión adecuada. Para fortuna de nosotros, la versión en español, con su traducción, parece haber corregido dichas equivocaciones.

Instinto es una lectura entretenida. Existen partes que se pudieron haber resuelto en cuestión de párrafos y que duran capítulos completos, pero también es esto lo que sin duda agradará a quienes lean el libro. La autora conoce a su público y les da lo que esperan: una relación imposible entre una adolescente sumamente ingenua y un vampiro que no puede abstenerse de sentirse atraído hacia la sangre de ella… con todo lo que esto implica. Mejor que muchos otros intentos relacionados con vampiros, pero también una historia que hasta el final de esta entrega, no explota del todo su potencial.

Amantes de Anne Rice o Bram Stoker, aléjense; seguidores de series como Twilight, les presento su nueva serie favorita.

(Instinto de Amanda Hocking es la primera parte de la serie Lazos de Sangre publicada por Editorial Planeta bajo el sello editorial Destino. Ya disponible en librerías de prestigio)

About James

Cinéfilo. Lector. Estudiante de Comunicación Visual.