Jaramar y Caída Libre: crecer en el jazz

Jaramar ha hecho una carrera en la música independiente corriendo riesgos y asumiendo una visión muy propia siempre. En sus inicios como cantante de repertorio tradicional recibió críticas por no apegarse a la ortodoxia que reclamaban los puristas, pero eso no impidió que ella continuara en su búsqueda, con su sonido y sus decisiones artísticas. El resultado de ello es una discografía muy personal y tan lograda que le ha valido el reconocimiento del público -alternativo- mexicano, y de no p0cos músicos y auditorios extranjeros. Ahora, en el momento preciso en el que genera Fiestas Privadas, un disco compuesto por ella totalmente, Jaramar abre una nueva brecha, la del jazz, con la misma actitud que la ha caracterizado: la insistencia de ser ella misma. Así surge Caída Libre, proyecto en el que la acompañan  Daniel López en la guitarra y Eliud Ernandes en el contrabajo, que constituye una exploración por el repertorio de grandes compositores e intérpretes. Con motivo de sus próximas presentaciones en la ciudad de México, tuvimos ocasión de preguntarle a la cantante algunas cosas sobre esta nueva intención en su carrera.

FM: ¿Cómo se origina el proyecto y cómo eligen el repertorio?
Jaramar: El proyecto se origina por mi deseo, largamente aplazado, de incursionar en un territorio musical que no había abordado antes -con un repertorio que conocía de toda la vida y que me gustaba mucho- y ver qué pasaba con mi voz y mi interpretación, hasta dónde podía llegar en ese camino, y que la experiencia me ayudara a crecer como cantante y como artista.  Lo siguiente fue buscar cómplices dispuestos de sumarse a la aventura, pensando en que el formato de “grupo” que yo quería era muy mínimo: voz, guitarra y contrabajo.  Una vez tomada la decisión e iniciado el camino lo demás fluyó con bastante facilidad.

El repertorio lo propongo básicamente yo con aportaciones de mis compañeros.  El punto de partida fue el repertorio clásico de standards de jazz, George Gershwin en particular.  De ahí se fueron sumando canciones que no son precisamente del repertorio jazzístico pero que pensábamos que podríamos abordar con el color y sonido que ya estábamos desarrollando, de ahí salió el montar canciones de Leonard Cohen, Bre, Piaf, ¡U2!…

FM: ¿Qué llevan de sus influencias y de sus otros proyectos al jazz?
Todo.  Es de ahí de donde partimos, de lo que somos individualmente en la música.  A partir de ese bagaje es que empezamos a desarrollar nuestra versión de cada canción.  Aunque hay que decir que mis dos compañeros sí tienen trayectoria en el jazz, aunque han tocado otros géneros.
FM: ¿Qué distingue a Caída Libre de otros proyectos de jazz mexicanos?
Seguramente sobre todo la poca pretención de ser eso, un “proyecto de jazz mexicano”.  Simplemente, y más allá de las clasificaciones de género, hacer música a partir de un repertorio maravilloso para ver cómo podemos ir creciendo como músicos y artistas escénicos gracias a esa experiencia.
FM: ¿Cuáles son los planes a futuro? ¿Planean grabar discos?

Los planes son tocar mucho y en diversos espacios y claro, grabar, en el momento en que sintamos que el proyecto ha alcanzado la madurez necesaria para decir en un disco algo que vale la pena.

Video de Seran Aki

About Nora De la Cruz

Lectora.