José Antonio Marina: la filosofía como una pedagogía del amor

DSCN0375Si alguna vez alguien se ha preguntado para qué sirve la filosofía, y no obstante, en la tarea de responder, se encuentra con una serie de respuestas que lo mantiene con la misma duda, entonces, en ese momento, es importante dar cuenta de que la filosofía debe partir de lo más esencial.
Vayamos por partes, muchas veces se piensa de manera coloquial que la filosofía anda por las “nubes”, en lo más “elevado e inalcanzable”, y, además, que es accesible para algunos cuantos. Pero si la filosofía habla de todas las elevaciones, debe mantener un anclaje con lo “terrenal y mortal”, pues si no es así, dónde estaría el verdadero interés por su objeto de estudio más importante: el ser humano. Dicho de otro modo, si la filosofía quiere mantener contacto con la vida, con el ser humano, debe tener una aplicación práctica. Como decía el viejo Kant: el ser humano se hace.
Por lo anterior, el trabajo de un pensador como José Antonio Marina resulta ser vital porque se centra en la aplicación del pensamiento  humano  -es decir, la aplicación de todo lo que compete a la razón y su estudio, lo que se ha vuelto tradición con el correr de los siglos-, donde el hombre indaga qué es ser humano, qué es ser hombre, sujeto, persona y todo lo relacionado a ello.
Pues bien, Marina inicia su formación en una de las vertientes filosóficas más importantes del siglo XX: la Fenomenología, desarrollada por Edmund Husserl. Entendamos, de manera breve, que la fenomenología es una filosofía radical porque entraña un método que busca comprender al hombre desde la experiencia viva, concreta, es decir, desde sus vivencias, su experiencia, su lenguaje, o la forma en que los individuos se relacionan unos con otros o con el mundo. cristerna1
Claro que la fenomenología, planteada por Husserl, es compleja por toda una serie de terminajos, tecnicismos y definiciones complicadas. Pero Marina es un hombre de pensamiento sencillo, sin duda algo inalcanzable para muchos, porque su labor está guiada por una directriz simple y complicada a la vez: pensar, usar la inteligencia. Como lo anunció, ayer, 11 de marzo, en su conferencia magistral: El concepto amor en el lenguaje. Conferencia llevada a cabo en el Auditorio Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, en Ciudad Universitaria. Al hablarnos del amor, Marina puntualizó que algunas veces es necesario desprenderse de palabras, a veces indefinibles, para preguntarnos por su sentido, por lo que hay atrás de ella, o qué queremos decir con ello. Por ejemplo, en lugar de preguntarnos el por qué amamos a una persona, pensemos mejor qué es lo que queremos con ella, qué nos gustaría hacer, qué queremos de ella para con nosotros. De ese modo, por decirlo así, desgajamos una palabra por medio del pensamiento, cual cebolla, dónde exploramos la primeras causas, los motivos, los sentimientos, los deseos y todo aquello que gira al rededor de lo que denominamos amor.
La reflexión de Marina se nos da, al lector y al escucha, en una obra bastante amplia y, sin embargo, sistemática, como una guía para acercarnos al conocimiento, a la inteligencia humana y a aprender a pensar. Marina nos dice de manera muy viva: “hay que tener confianza en la capacidad creadora de la inteligencia”. No quisiéramos complicarnos demasiado, sólo señalemos que Marina también es un innovador y un pensador arriesgado por su intento de ver al ser humano como una continuidad biológica y social, que se reflejada en la inteligencia, en la naturaleza; todo ello visible en la neurología y que desemboca en la ética. Podríamos decir que se ubica en la aún no valorada corriente denominada neurofilosofía.vico1
No quisiéramos alargarnos más, sólo quisiéramos extender la invitación para se conozcan a este filósofo desde su esfuerzo por hacer de la filosofía una pedagogía, para la vida, para nosotros, para cualquier ser humano. Mucha de su obra se encuentra disponible a través de editorial Anagrama. Para mayor información se puede consultar joseantoniomarina.net
José Antonio Marina estará impartiendo una serie de conferencias sobre el concepto del amor en el lenguaje junto a Gerardo Martínez Cristerna, pensador que comparte con Marina la idea de hacer de la filosofía la vida misma, desde lo cotidiano, desde el día a día; además, en su lectura filosófica de Nietzsche y la teología contestataria de Hans Küng, logra formular una nueva ética aplicada. Se puede consultar gerardomartinezcristerna.com para mayor información.
Las conferencias están organizadas por la Fundación Ética Mundial -donde Cristerna es presidente-, Colofón y Editorial Anagrama, además de coordinadas por David Pastor Vico, quien también se preocupa por la enseñanza de y en la filosofia (lawebdevico.com)

DSCN0364

11 de marzo
13:00 hrs.
Auditorio de la Facultad de Arquitectura de la UNAM
Ciudad Universitaria
México, D. F.

12 Marzo, 10:00 hrs.
Centro de Convenciones “Real de Catorce”
Av. Roberto Fulton s/n, Esq. Mario Colin, Col. Tlalnepantla Centro
Tlalnepantla, Estado de México.
Organizado por la SEIEM, Servicios Educativos Integrados al Estado de México.

13 Marzo, 10:00 hrs.
Auditorio, Universidad Autónoma del Estado de Morelos
Pico de Orizaba 1, Col. Volcanes
Cuernavaca, Morelos.

14 Marzo, 13:00 hrs.
Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo.
Boulevard Acceso a Tolcayuca 1009, Ex Hacienda San Javier
Patio o explanada Pachuca de Soto
Tolcayuca, Hidalgo

15 de marzo, 18:00 hrs.
Club de Industriales,
Andrés Bello No.29, Col. Polanco
México D. F.

cristerna2

marina1

marina2

About Tornado Intempestivo

He trabajado en una aeronave en el fondo del mar, por lo que también sé lo que es vender pescados a la orilla de un río. A veces soy la modelo perfecta que se mira en el espejo diciendo -obviamente al espejo- que la convención de la memoria es un espejo lleno de pasta de dientes. También he escrito mis más grandes líneas en el cielo usando a la luna como pretexto para no dormir y beber vino toda la noche –de cualquier modo la luna es una pelota llena de vino, sólo hay que exprimirla tantito-. Por cierto, no me dedico a los hongos, pero he dedicado gran parte de mi vida a ellos; por ello me considero experta, que no es lo mismo que profesional. He sido desde jala-cables, barrendera, lava loza, hasta amaestradora de leones y de otros animales y parásitos. Desde ojera hasta sordera, y de silencio a alta voz. De adorno hasta gran productora de adornos. También he sido una mujer cosmopolita, pero lo que más me gusta de esto es el cosmos. Aún escribo, camino, sueño y respiro mi vida; por eso, los próximos años me dedicaré a caminar entre la orilla del abismo y la gran pradera, en donde juegan otros, se divierten y asolean, mientras escribo sobre la industria de las pornostars y los playboys.