La armónica: la genealogía de un objeto

Quisiera poder comenzar esta reseña de otra forma, pero no puedo. Voy a empezar hablando del autor.

Sé que lo comprenderán, sobre todo si ya leyeron Los mil años de Pepe Corcueña. Estoy convencida de que para escribir libros infantiles y juveniles se tiene que nacer con cierto tipo de corazón. Con el tipo de corazón que Toño Malpica tiene. La tentación es siempre la misma: hacer un libro con col0res y personajes más o menos fantásticos, con una trama previsible o tierna o fácil. Eso es complaciente, aunque a veces efectivo. Pero Toño hace algo más sincero que eso, y más complejo. ¿Recuerdan lo que dije que la historia de Noé como el del Arca, el niño que tenía que salvar su vida -o, mejor dicho, su mente- al encontrarse lejos de todo lo que conocía? Era una historia honesta, sin el blanco y negro que se acostumbra usar con los lectores más pequeños. Era, además, un relato que se nutría de la tradiciones literarias hebrea y oriental. No sé si a todos los niños nos gusta la antigüedad, pero podría decir que al menos sí a la mayoría. Yo lo amé.

Y ahora, con La Armónica, Toño Malpica lo vuelve a hacer: en un solo libro nos da un poco del pasado medieval, con la historia de Sir Oswald Dough-A-McNally, un hombre simple que quiso ser caballero y luego quiso volver a ser hombre simple, y en ese tránsito conoció el prodigio de volar, gracias al poder de un hada, pero sobre todo, a su buen corazón.

¿Y qué tiene que ver todo esto con una armónica?

Pues nada. Y todo. Al menos más de lo que podemos imaginar, porque sin que nosotros lo sepamos, la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma: en cada objeto que nos rodea está un poquito de alguna otra cosa que ya no es, pero que fue. En cada cosa están todos sus pasados, los evidentes y los recónditos e inimaginables. Y aunque una armónica parezca el instrumento más humilde del mundo, puede llevar en el corazón un trocito de la armadura voladora de algún caballero medieval. Pero, sobre todo, puede llegar a las manos correctas, y en el tránsito de alguien como Ruperto, un muchacho autista de veinticinco años, puede volver a ejercer el prodigio. Toño Malpica me vuelve a conmover, a hacer llorar, a devolver la esperanza, en un abrir y cerrar de hojas. Abrazo su libro como a un amigo y me pregunto si yo también, como Ruperto y Sir Oswald, algún día podré volar.

 

(Nota: si usted necesita la magia, usted necesita este libro.)

 

(La Armónica, de Toño Malpica, con ilustraciones de Aitana Carrasco, es una publicación de Ediciones El Naranjo. Si deseas adquirir éste u otros libros, ingresa a www.edicioneselnaranjo.com.mx o llama a los teléfonos 56 52 91 12, 56 52 19 74; la editorial los hace llegar hasta la puerta de tu casa. También puedes encontrarlo en las librerías Gandhi, El Sótano, El Péndulo, las librerías del FCE, Cristal, librería Julio Torri del CCU y librerías Educal.)

About Nora De la Cruz

Lectora.