La mujer Sensual

Renuncié unos momentos a la lectura de “Yo soy mi casa”, de Pita Amor, para leer un libro algo menos merecedor, pero guapachoso como diría mi abuelo.

“La mujer sensual” (como llegar a serlo) se llama, no pregunten cómo llegó a mi honorable biblioteca, pero acá anda.

Gracias a mi trabajo (y a mi jefe que me ha enseñado las maravillas de las viejas ediciones) presto atención a la fecha de edición, data entonces del lejano año de 1969. Liberación femenina, sexo libre pienso yo, pero veamos.

La mujer que escribe (no esto, el libro, no vayan ustedes a creer ) se presenta como J, así nomás, (lo que de entrada me parece sospechosísimo) relata que su apariencia física no sólo no es agraciada, sino que es particularmente horrorosa, por lo que ha tenido que buscar unas “increíbles y eficaces estrategias para retener a cualquier hombre” pretenciosa de entrada.  Bueno, les paso textuales (para no perder la profundidad de las palabras del citado anteriormente librazo) las formas de seducción a seguir:

  • Lo que desean los hombres más que la belleza, más que la inteligencia es una mujer sensual que lo convenza de que es el hombre más notable que jamás haya existido en la cama…
  • Al hacer el amor, la mujer debe ser capaz de seguir la guía del hombre, él debe decir cuándo y cómo.
  • Nunca pregunte directamente al hombre sus preferencias en la cama, podría tomarla como una mujer ligera.
  • Sí una mujer va a mantener monógamo a su hombre, es responsabilidad suya darle en casa la aventura y variedad sexual que el podría encontrar en otra parte.
  • Sí tiene menstruación olvide definitivamente el sexo.
  • Sí realmente le importa su hombre y no llega al orgasmo, fínjalo para evitar desilusionarlo y echarle a perder la excitación.
  • No se sienta mal si su hombre piensa en Twiggy o Elizabeth Taylor mientras le hace el amor.

¿Recuerdan que hace unas semanas escribí sobre los orgasmos fingidos? Es triste darnos cuenta de que las cosas no han cambiado mucho de hace casi 40 años para acá. Yo, en vía de mientras, me comprometo a desaparecer este libro de mi casa, de la ciudad, del mundo terrenal sí me es permitido, ya me las ingeniaré. Nunca el sexo me sonó tan aburrido, estúpido, machista, abnegado y poco antojable . Si así fuera , de veras, ya no quiero vivir ¡ja ja!.

¿Será que J es un hombre machista cerrado y no mujer desvalorada? Sólo así me explicaría tal atentado. Y sí de eso se trata, yo no quiero ser una mujer sensual, a mi me gusta tomar la iniciativa, y seguir y que me sigan, y preguntar e imponer, disfrutar sin estar pensando tanta estupidez al mismo tiempo.

Hay cosas que no se aprenden en los libros me dice mi amado zombie mientras me lleva cargando a la recámara… ¡ya dijiste!.

Pita, no te vuelvo a abandonar.

Fatima

About Fátima De Zombie