Perdidos en el cliché

Cliché: Lugar común, idea o expresión demasiado repetida o formularia (RAE)

El fin de semana fui a ver una comedia romántica, Something Borrowed, al cine. Siendo éste uno de mis géneros preferidos, no pude evitar preguntarme, ¿es malo que todas las historias tengan una fórmula? Es decir, ¿que sean cliché? Tras reflexionarlo un rato, llegué a la conclusión de que lo cliché no es malo, siempre y cuando sepas manejarlo.

En la mayoría de las comedias románticas siempre es la misma fórmula: la chica conoce al chico.  Se enamoran. Alguien o algo impiden que estén juntos. Resuelven el problema y viven felices para siempre. Algunas historias varían en el último punto, ya que también existe la opción de que uno o ambos mueran. A pesar de esto, el final es el mismo: el amor lo conquista todo.

Lo mismo sucede con mi otro género favorito: el terror. La fórmula es simple: hay un asesino/fantasma/entidad paranormal que acosa a una chica/familia (nunca es un chico) y mata a varias personas en el proceso. Al final, la protagonista lucha contra el asesino/fantasma/entidad paranormal y salva el día. Créditos en pantalla y después una escena que nos revela que dicho asesino/fantasma/entidad paranormal no murió, sólo andaba de parranda. Lo que da pie a interminables secuelas de dicho personaje.

Tomando como ejemplo la favorita de muchos, (500) Days of Summer, encontramos una comedia diferente, donde la fórmula se rompe cuando el protagonista no termina con el amor de su vida. La crítica y las personas la aclamaron por su originalidad, pero, ¿en realidad queremos ver eso en el cine? ¿Una película que nos diga que el amor es imposible? En ese caso, creo que prefiero ahorrarme la entrada al cine y salir a la calle donde sin duda habrá historias similares y gratis.

La diferencia entre un cliché bueno y uno malo es cómo lo cuentes y lo uses en el filme. Por ejemplo, con el terror siempre tendrás a una chica de protagonista y a un psicópata persiguiéndola. Sin embargo, existen las películas donde la chava es medio tonta y nunca nota la presencia del antagonista hasta los últimos minutos del filme. Un cliché que se maneja de una forma correcta sería aquel donde desde el inicio, la protagonista está al tanto de su acosador y hace algo por evitarlo.

El disfrutar un cliché no significa que lo original sea menospreciado. Al contrario, siempre será bienvenido. No obstante, los clichés tienen su lado positivo: la gente los entiende, aspira a ellos. Sin ellos, los géneros en el cine no podrían existir. No habría terror si el asesino no reviviera las veces suficientes para aterrar nuevas generaciones; las películas de acción no serían entretenidas sin la cámara lenta y las múltiples explosiones y las historias de amor serían tragedias si los protagonistas no terminaran juntos. Aún me es complicado entender a las personas que quieran ver un final que termine en: Y vivieron tristes para siempre.

¿Ustedes qué opinan? ¿A favor o en contra del cliché? ¿Cuáles son aquellos que disfrutan y cuáles no soportan?

About James

Cinéfilo. Lector. Estudiante de Comunicación Visual.