Princesas Olvidadas o Desconocidas

“Son muchas las princesas que viven escondidas en el fondo de un palacio o en lo alto de una torre.Están tan bien ocultas, que algunas incluso han olvidado quienes son y merecen ser descubiertas…” ¿Y quién sabe ?.Puede ser que alguién se reconozca en alguna de ellas.”

Philippe Lechermeier
En un mundo donde impera la  sobreexplotación   de la damsel in distress comomodelo  repetido ad náuseam, donde las Princesas de Disney siguen vendiendo feminidad anacrónica y las Monster High dictan el último grito de la moda, es,a lo menos, liberador y una  pequeña fortuna encontrar libros como Princesas Olvidadas y Desconocidas.

La singular mancuerna que han logrado el escritor Philippe Lechermeier y la ilustradora Rébecca Dautrémer, bien conocida por sus otras obras en conjunto (Baba Yaga, Cyrano, Enamorados,Nasrudín, etcétera), ha tenido tanto éxito, que es posible encontrar también agendas, calendarios y juegos de correo con las bellas ilustraciones de este libro.

En el universo de “Princesas…” también hay lugar para princesas tribales, pitonisas, melómanas, princesas analfabetas, princesas siamesas, princesas caníbales, políglotas, gitanas, cirqueras itinerantes, princesas cultas como la princesa Deletrea de Eritrea, siniestras, amnésicas…y terribles,, como la princesa Tremenduskah, que ha cambiado los vestidos por duelos, los banquetes por carne a la tártara, y princesas insaciables, como  la princesa Tragaldabas del Peloponeso, que casó con Pantagruel, pero se divorció enseguida pues siempre peleaban por la última pieza de pollo, por la carcasa de una oca…

siamesas

Las princesas Ding y Dong, del reino de Siam. Visten el mismo kimono y comparten un par de chanclas.

Un detalle singular es que todo el libro está ribeteado con frases chuscas, divertidas, al pie, aquí y allá en sus páginas, como “cantar es como dibujar las notas”, “lágrimas de princesa, no secar por favor”

Princesas fasola

No habla, canta; no discute, vocaliza. 
Cuando ríe, se suelen quebrar las copas, y cuando llora, resulta tan hermoso que todo el mundo aplaude.

 

En “Princesas… “ no sólo las más pequeñas se reconocerán en alguna (o varias), también será un recorrido  por la infancia, ya que también incluye el refinado y galano arte del lenguaje del abanico, sus escudos y blasones, el diagrama de la torre donde vive la princesa,  claves entre princesas, elefantes y otros métodos utilizados por princesas para viajar cómodamente, y claro, el test de las princesas.

Porqué no, obsequiarlo a la princesa de la casa, o también obsequiarnos con este singular regalo.

 

 

 

About MammaTesta

Dulce Reyes se niega a crecer. Es por ello que busca libros "de adultos" que puedan ser leídos por niños y también al reverso, libros "para niños" con una doble (o triple) lectura.