Tarde plomiza en El Péndulo

Rowena y CarlosLa tarde gris del martes 2 de agosto hizo los honores a la lectura realizada en el Foro del Tejedor de la Cafebrería El Péndulo, en su flamante sucursal de la Colonia Roma, a donde llegaron Rowena Bali y Carlos Bustos para compartir los relatos que publican en sus obras El ejército de Sodoma y Fantásmica respectivamente. Armados con tableta la una, y libro el otro, comenzó el evento en una suerte de duelo tête-à-tête (o teta a teta, aplicando la metáfora elevada), o intercambio cuentístico al más puro estilo chilango pa´ti-pa´mí, dentro del marco de “El café de los cuentistas” que se celebra los martes primos de cada mes.
Rowena abrió la lectura con su relato “El hoyo”, Carlos con “Catacumbas”, y ambos alternaron sus propias fantasías entretejiendo con su arte una suerte de telaraña en la que los que ahí estuvimos nos perdimos y, sin darnos cuenta, quedamos atrapados.
A “El hoyo” siguieron “La vida horizontal”, “Amorosa”, “El niño del vaticinio”, y “Recuerdo vívido”, con los que Rowena transitó de la romántica languidez de los personajes de los primeros relatos, hacia el humor negro del último, a tono con la cotidianeidad que actualmente cobran los hechos violentos y noticias macabras.
Por su parte Carlos Bustos prosiguió, después de leer “Catacumbas”, con “La torre”, “El calamar” —relato en alta mar— , “Licantropía”, y cerró la lectura con “La habitación”. Las referencias que hace el autor a los sitios en los que ocurren las cosas que narra nos remiten a los paisajes urbanos, sitios familiares a cualquier citadino, que en la imaginación podemos concebir tal y como Carlos los muestra en sus relatos: desde urbes devastadas — “Catacumbas” —, monumentales rascacielos que se convierten en contenedores de lo inexplicable, lo maligno, o lo terrífico —“La torre”—, o la angustiosa mortificación de un número que batalla en un cuarto de hotel —“La habitación”—.
Fuera del foro se hizo de noche, de modo que cuando nos pudimos liberar de esta telaraña perpetrada entre dos, los que acudimos regresamos al trajín nocturno citadino después de un momento atemporal entre fantástico, romántico, y siniestro.
Una nueva experiencia para la bruja que esto escribe. Todavía encuentro restos de telaraña en mi escoba, ¡qué molesto!
Bali, Rowena. El ejército de Sodoma. México: Colofón, 2011.
Bustos, Carlos. Fantásmica. México: Colofón, 2011.

About La Bruja

La Bruja se construye con arquitectura e historia, se deconstruye con cigarro y tequila, y escribe lo que sucede mientras se reinventa.