Una de dos

El juego de los espejos siempre ha asombrado y cautivado a la humanidad, no hay manera de negarlo. Desde Alicia que se asoma a través del espejo y ve un mundo igual pero diferente dónde todo está al revés. El problema se vuelve más complicado cuando el mundo invertido está fuera del espejo. Más preocupante es encontrarte a un doble que encontrarte a tu reflejo…

Una de dos de Daniel Sada es un libro que cuenta la historia de dos gemelas idénticas por fuera y por dentro. Estas dos gemelas, treintonas las dos, solteras y huérfanas, tienen un lazo muy fuerte que las une. Toda su vida estuvieron relativamente solas y aún así lograron formar una vida feliz. El problema del libro comienza cuando, aunque ellas siempre se procuraron las mismas cosas y compartieron todo lo que tenían, hay algo de lo que no pueden conseguir igual para las dos y ese algo tampoco es fácil de compartir: el amor de un hombre. Este conflicto lleva a las hermanas a confrontarse consigo mismas y pensar qué es más importante para ellas, su individualidad o la lealtad a la sangre; a la otra.

La novela se mueve en dos sentidos por lo mismo, de un lado está la historia-triángulo de amor entre Constitución, Oscar y Gloria, y por otro lado está el conflicto interno de las dos mujeres que con el paso del tiempo se asemejan más y más y no pueden hacer vidas independientes sin la otra.

El conflicto de la identidad es una parte muy importante en el texto que podemos leer en una descripción muy pequeña pero muy fuerte que hay casi al principio de la novela. La tía de las gemelas, aún en su infancia, se presenta en su casa para informales que sus padres han muerto en un accidente de auto y los cadáveres fueron enterrados en una ciudad lejana sin sus cabezas. La manera en la que habla de los cadáveres y lo difícil que sería reclamarlos es un indicio del mismo problema que tendrán ellas después. Llega un momento en la novela en que ellas mismas se confunden una con otra, y el pretendiente ni siquiera sabe que tiene citas con dos mujeres diferentes.

El tema del doble, que tanto le gustaba a Borges, al que le dedicó tantas páginas, se hace presente de esa manera en el libro, en términos reales y verosímiles, pero a la vez con algo de fantástico o maravilloso. Hay escenas muy fuertes en el libro (fuertes porque se impregnan en la memoria del lector) que tienen mucha magia, por ejemplo, una descripción a la mitad del libro de cuando las hermanas se arreglan frente al espejo que es una maravilla.

La decisión final de las hermanas se vuelve impresionante para el lector por ser una resolución para la cual se necesita valor. El texto nos conduce por la lógica de las dos mujeres hasta esa resolución. Nada termina siendo gratuito en el texto, los detalles tienen una intención mayor siempre y eso nos habla de una novela muy bien planeada y muy cuidada. La anécdota del panteón donde entierran a los padres de las niñas, por ejemplo, regresa cuando veintitantos años después se preguntan si tienen que darles un entierro adecuado para romper la maldición de parecerse tanto…

El autor sabía muy bien lo que decía con cada una de sus palabras y aprovecha el lenguaje de una manera muy inteligente. Hay en el libro un uso inusual de los dos puntos que no complica la lectura, pero requiere del lector una mayor concentración en el momento, y es que el libro está escrito de la misma manera en que transcurren los pensamientos y las conversaciones. El tono que le da a la lectura ese detalle es muy ameno y el juego de los dos puntos, más que una cadena para esclavizar al lector, es una mano amigable que lo toma del brazo.

La historia está ambientada en un contexto muy bello y tranquilo, los pueblos del interior de la república mexicana en un tiempo menos agitado que el de hoy, todo muy acorde con la historia. Los paseos de la parejita enamorada por la nogaleda tienen un encanto particular y son románticas sin ser cursis. Las descripciones tienen la extensión precisa y acentúan lo que necesita ser acentuado, ni faltan ni estorban al curso de la historia. Las descripciones embellecen las imágenes para construir el marco adecuado para los sucesos y las acciones del libro.

En general, puedo decir que la novela es muy buena y la recomendaría para los amantes de los espejos, para quienes se cuestionan sobre la lealtad, para quienes gustan de leer el amor, para quien no tenga nada que leer en un momento de su vida y para aquellos que miran a los libros como cirujanos expertos.

El Usuario Sísifo Moderno.

About Obrero Invitado

El obrero invitado suele ser tímido a la hora de compartir su información, pero tenemos constancia de que es buena persona.