Viaje de regreso (a casa y a la adolescencia)

A Frida, su mejor amigo, su ratón y sus ranas.

Volver del D.F. a Querétaro, , casi tres horas y el IPod sin batería, me quedo pensando en lo que me comentaron esta tarde, la hija de una vieja y conocida de la familia está embarazada. Tiene 13 años. Es una niña, cursa el primer grado de la secundaria, es novia de un chico de no más de 15 años que es adicto a la marihuana y al crack, me quedo en blanco, la decisión ha sido tomada por la madre de la niña: Interrumpir el embarazo.

Yo me abstengo de opinar, y recuerdo: Me embaracé a los 17 años, me dieron la opción, decidí quedarme con mi niña, claro que no tuve la conciencia de lo que era realmente la responsabilidad, no es solo solventar las necesidades económicas, es acompañar a un ser humano en su crecimiento, influir directamente en su formación, cada gesto, cada palabra, es tomada en cuenta para el futuro. Es ir a la escuela con el bebe en brazos y ser mirada como si tuvieras lepra, es estudiar, trabajar, cambiar pañales y cantar canciones de cuna. Supongo que en el camino he fallado muchas veces, se que no soy una mamá “normal” como dicen las profesoras de Frida, pero la he educado del modo que me ha parecido mejor. El sábado pasado íbamos camino al supermercado, y me dijo: Oye mamá, porque tuve la suerte de tener una mamá como tu? Auch¡¡ mi corazoncito se contrajo. Le pregunté a que se debía tan inesperado comentario, ella con su sonrisa me dijo que le he enseñado a ser responsable, que ella ha visto como yo he sido independiente y nunca he necesitado de un hombre a mi lado para llevar una vida linda. Mi niña, lo resume tan bonito, pero no tiene idea de lo que me ha costado mi independencia, de lo difícil que a veces me ha resultado estar sola con su formación, al mismo tiempo que todo mundo quiere opinar, debo decir orgullosa que ni su padre, ni mis padres, ni nadie ha influido en ella como quisieran, sin embargo, es tan peligrosamente parecida a mi…

Me encanta crecer con ella, y verla bailar por la casa, y escuchar sus risas en la cocina, oírla decir que quiere dar clases en una Universidad, estudiar en el extranjero, y me doy cuenta entonces, vamos por buen camino.

Regreso al presente, y pienso dulcemente en la chica embarazada, si quisiera opinar le diría que es posible, que la vida se complica y embellece, o bien le diría que interrumpir le daría una nueva oportunidad que podría aprovechar, pero yo no acepté opiniones, tome sola una decisión que marco el nuevo rumbo de mi vida, y en su caso la decisión ya ha sido tomada.

Extraño, en la pantalla comienza la película Juno, correr, crecer y tropezar, comienzo a mirarla y le presto cierta atención, hasta que Juno llega a decirles a sus papás que está embarazada, su reacción es tan tibia, sonrío y me acomodo para dormir el resto del camino, eso no es la vida real…

Fatima

About Fátima De Zombie